Historia del Centro Deportivo Olmedo

Hablar de Centro Deportivo Olmedo es hablar de un equipo místico y centenario en el fútbol nacional, un club que ha estado en la palestra deportiva por varias décadas en el país y, por si fuera poco, de un patrimonio intangible de Riobamba en el que muchos de sus habitantes se sienten identificados y esperan semana a semana la presentación del equipo.

Tenemos que retroceder más de 100 años para hablar del génesis de su historia, pues existen algunas versiones que nos cuentan el origen de este noble equipo:

La primera versión, cuenta la historia de un grupo de jóvenes guayaquileños que residían en la ciudad de Riobamba y se juntaron para formar un equipo de fútbol y en homenaje al gran poeta José Joaquín de Olmedo, fundan el Centro Deportivo Olmedo.

La segunda versión narra la historia de un grupo de amigos del Barrio Santa Rosa de Riobamba, que gustaban de la práctica del fútbol y, al vivir en la calle Olmedo, tomaron como nombre de referencia para el equipo.

Las primeras décadas del club se las juega en el fútbol amateur, en donde el equipo muestra una interesante capacidad organizativa y, desde lo deportivo, ganan varios torneos locales, logrando de a poco una considerable aceptación por parte de la ciudadanía riobambeña, además del respeto de otras instituciones que habían enfrentado al Ciclón.

El fútbol nacional iba evolucionando y consigo la profesionalización de los clubes también, es por eso que el CD Olmedo solicita la incorporación para poder participar en el Campeonato Nacional de Fútbol. Desde su debut el 1971, hasta la década de los 90’s, el equipo vive muchas realidades; años de bonanza en Primera Categoría y otros muy complicados en donde el equipo tuvo que competir en Segunda Categoría, bajo condiciones muy desfavorables.

Pero como no hay mal que dure 100 años, en 1994 el club vive un tiempo de estabilidad y orden en todas sus líneas. En un proceso que fue comandado por el Arquitecto Eduardo Granizo como Presidente del club, con resultados inmediatos, tanto así que en 1995 el Centro Deportivo Olmedo estaría disputando ya la máxima categoría del fútbol ecuatoriano y los siguientes años empezó a ser protagonista, ubicándose como uno de los equipos animadores del campeonato; mientras tanto, las nuevas generaciones iban adquiriendo un sentido de pertenencia muy grande por el equipo.

Pasaban los años y el equipo competía más y mejor. De a poco se iba formando un grupo que estaba construyendo una filosofía, un modelo de juego a largo plazo; todo validado por un proceso de identificación de talento básico pero efectivo, que sirvió para fichar jugadores con proyección a bajo costo y que además vieron en Riobamba una ciudad para establecerse. Así se empezaba a gestar una proeza histórica dentro del fútbol ecuatoriano

El final del milenio traería una sorpresa para muchos, pues el Centro Deportivo Olmedo haciendo honor a la leyenda riobambeña de que en esta tierra se gestan varias primicias, se coronó como el primer campeón del fútbol ecuatoriano fuera de Guayas y Pichincha, logrando así terminar con una hegemonía que parecía difícil romper y, además, presentando un fútbol convincente, mostrando al mundo que los proyectos deportivos a largo plazo, pueden tumbar grandes billeteras.

Los años siguientes Olmedo tuvo algunas participaciones internacionales, además se mostró como un equipo que siempre clasificaba a la Liguilla final, del mismo modo hubo un par de temporadas en donde el rendimiento mermó; fruto de aquello hubo un llamado a elecciones en el club por una crisis de resultados.

Una nueva dirigencia tomaba las riendas del club y entre ascensos y descensos, el equipo no recuperaría su gen competitivo, tiempo después se daría la salida del directorio al atravesar una crisis dirigencial y económica muy fuerte, que dejó a Olmedo en una posición muy complicada y sin un rumbo fijo.

Directivas iban y venían, hasta que en 2015 llega un nuevo directorio y consigo, la peor crisis dirigencial, administrativa, deportiva y económica de la historia reciente del equipo. Pero como en el fútbol y en la vida existen las revanchas, todo el pueblo chimboracense se unió para decir no más desgobierno, negligencia, inoperancia e improvisación; logrando un nuevo proceso electoral en donde se logra recuperar al club.

A pesar de que el equipo consumó su descenso, se está construyendo el futuro de la mano de un nuevo grupo de personas capacitadas; que han entendido que el equipo le pertenece a Riobamba, que el hincha es la razón de ser del deporte, que si bien el fútbol no es una ciencia exacta; desde la gestión y la administración responsable se puede maximizar nuestras potencialidades y de la misma forma minimizar ciertas debilidades, además que comprenden que el fútbol dibuja sonrisas, crea oportunidades y es un agente de cambio.

Así inicia nuestra historia, ¿Te animas a ser parte?